Ópera y zarzuela | La riqueza del intercambio



Hace unas semanas, y en un foro público, una conocida cantante española minimizaba, e incluso casi se atrevía a ridiculizar, que otras colegas suyas extranjeras se atreviesen a cantar zarzuela y ópera española, cuando su dicción dejaba mucho que desear. Como si una jota demasiado enfatizada, una erre un tanto nasalizada o una hache aspirada en exceso fuesen motivos suficientes para lanzar a la hoguera una interpretación.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button