MADRID | Cristina de Middel viaja al lado oscuro con ‘Cartas al director’



La fotógrafa Cristina de Middel (Alicante, 1975) reside desde hace un tiempo en Salvador de Bahía, Brasil. Años después de su trabajo Vida y milagros de Paula P., en que a través de las imágenes reflejaba 24 horas en la vida de una prostituta a lo largo de varios encuentros­, decidió poner un anuncio antagónico en un diario bahiano: “Se buscan puteros”. Con escasa fe en su empeño, la hoy presidenta de la agencia Magnum pretendía trasladar a la fotografía la otra cara de la vida ‘milagrosa’ de Paula P., la de los clientes, tumbarles en una cama y pagarles por hacerles fotografías; en suma, utilizarles del mismo modo que ellos lo hacían con las mujeres a las que pagan a cambio de sexo. Para su sorpresa, la respuesta fue multitudinaria y decenas de puteros respondieron al clasificado, a la vista de lo cual, decidió probar suerte en otros países, en otras ciudades: Lagos, México, Los Ángeles, Ámsterdam… La guinda de esta parte de Cartas al director es la imagen de un cliente distinguido y elegante tumbado sobre la cama. Es asombrosamente parecido a Richard Gere en Pretty woman, la película que dulcifica el mundo de las prostitutas hasta protagonizar una historia de amor que en la vida real raramente llega.

El resultado de ese experimento puede contemplarse hasta el 14 de enero en el Canal de Isabel II (c/ Santa Engracia, 125, Madrid), en el marco de la muestra Cartas al director, en que Cristina de Middel refleja tres de los elementos habituales en las páginas y piezas web de un periódico: la prostitución, la guerra y la migración, “a partir del único espacio de respuesta que existía en los medios clásicos, las cartas al director (donde, quien leía un diario, podía escribir para cuestionar, preguntar o quejarse por algo)”. De Middel, sostiene la comisaria de la exposición, Semíramis González, “busca plantear, desde lo visual, una alternativa a esos discursos unidireccionales en lo informativo”.

See also  Los agricultores franceses amenazan con bloquear París

La exposición constituye un viaje al lado oscuro del universo profesional de la Premio Nacional de Fotografía 2017 y muestra proyectos anteriores y recientes, desde el citado Vida y milagros de Paula P. a Gentlemen’s Club, donde aborda la prostitución (2015-2023), Journey to the center (2015-2022) o la nueva producción The Kabuler (2022) junto a Lorenzo Meloni. Especialmente sorprendente resulta este último proyecto. De Middel incrusta la vida diaria del Afganistán de los talibanes en una especie de magazine con todas sus secciones, moda y tendencias del mundo islamista incluidos, y no deja de estremecer que cada una de ellas compongan una fantasía distópica casi imposible (mujeres con burka en las páginas de moda).

Noticias relacionadas

La exposición invita al público a elaborar su propio periódico y se le conmina a que opine (qué son sino las cartas al director). Por tanto, “esta exposición es para recorrer, observar, disfrutar y aprender, pero también para intervenir y convertir ese diálogo en, efectivamente, bidireccional”, sentencia la comisaria de la muestra.

Cristina de Middel se educó en el fotoperiodismo y se nota, puesto que todas sus miradas parecen pensadas para las páginas de un periódico y lo contrario, para contar lo que a ella le gustaría encontrarse en su diario favorito. Trabajé con ella durante cinco años en un diario de provincias y el catálogo de la exposición incluye una entrevista de la fotógrafa con un tal Jorge Fauró, que quizá sea lo menos relevante de la muestra, aunque es otro de los antagonismos de esta exposición excepcional: la fotógrafa entrevistando al periodista. Eso no lo verán en los medios.  

See also  Premier League: La reestructuracin del Arsenal con Arteta: solo tres supervivientes

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button