NEWS

Las medidas cautelares de la justicia internacional no frenan el asalto de Israel al bastión de Hamás



Las medidas cautelares ordenadas por la Corte Internacional de Justicia no alteraron el ritmo de las operaciones en Gaza, donde Khan Younis volvió a ser un día más el epicentro de los combates. En las 24 horas posteriores al fallo de la CIJ, el ministerio de Salud gazatí informó de la muerte de 170 personas y miles de vecinos se vieron obligados a evacuar por la fuerza todos los barrios de la zona oeste. Muchos de ellos eran desplazados del norte, que volvieron a tener que desplazarse bajo la amenaza de los tanques a una zona vecina con Egipto que está totalmente colapsada de civiles. Un mar de civiles volvió a echarse a los caminos de la Franja rumbo al sur con lo puesto, rumbo a un lugar que las últimas lluvias han inundado y dejado impracticable, con la mayoría de tiendas destrozadas por el temporal. Bombas, hambre y frío son las tres grandes amenazas de los gazatíes. La justicia no ordenó expresamente el cese de la actividad militar e Israel interpretó que esto es un aval para lo que considera una operación de autodefensa tras el ataque de Hamás del 7 de octubre . Los militares mantuvieron el cerco de los dos principales hospitales que quedan operativos por sexto día consecutivo y avanzaron por las calles de este gran bastión de Hamás en el que confían en localizar a los líderes de Hamás, Yahya Sinwar y Mohamed Deif , y a los cautivos que siguen en manos islamistas. Si no lo hacen, la siguiente parada será Rafah, el refugio al que han llegado más de un millón de personas en estos cuatro meses huyendo de los bombardeos. Israel informó a Egipto del envío de tropas a la frontera, una movimiento que El Cairo no ve con buenos ojos. Cuando más ayuda necesita una Franja donde la mayoría de personas son refugiadas de 1948 y 1967, Estados Unidos y otros países anunciaron la suspensión de los pagos a UNRWA (la agencia de la ONU para los refugiados) tras anunciar Israel la detención de varios trabajadores por su supuesta implicación en los ataques del 7 de octubre. Noticia Relacionada estandar Si La guerra sigue en Gaza tras el primer paso de la Corte Internacional para esclarecer la acusación de genocidio Mikel Ayestaran Tanto israelíes como palestinos vivieron la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como una pequeña victoria Benjamín Netanyahu ofreció una rueda de prensa en el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto y lo enlazó con el reciente fallo de la corte de La Haya. Con un ejemplar del libro ‘Mi lucha’, de Adolf Hitler, en árabe encontrado en Gaza, el primer ministro dijo que «la aceptación por parte del tribunal de una denuncia falsa de genocidio demuestra que no se aprendieron lecciones del Holocausto (…) Nos defenderemos solos, no hay alternativa a la victoria total. Si no destruimos a Hamás, la próxima carnicería es cuestión de tiempo». Tel Aviv se echa a la calle Mientras Netanyahu salía en televisión, las familias de los cautivos volvieron a liderar las movilizaciones semanales que sacudieron el corazón de Tel Aviv y arremetieron contra el primer ministro y su forma de gestionar la crisis de sus seres queridos. Las marchas coincidieron con la conmemoración del Holocausto y se desarrollaron bajo el lema de «Nunca más es ahora». Al escenario de la plaza Habima, rebautizada como ‘plaza de los rehenes’, subió Noam Dan, familiar de Ofer Kalderon, uno de los cautivos que permanecen en Gaza, y en un emocionado discurso dijo que «un gobierno que prioriza la guerra y la venganza sobre la vida, en nombre de ideas políticas extravagantes e ideales mesiánicos, que sacrifica a los rehenes debe ser derrocado». Como ya se ha convertido en costumbre pese a los duros meses de guerra, al terminar la jornada sagrada del Shabat tres grupos diferentes se acercan a la plaza Habima de Tel Aviv. Los primeros en llegar son el bloque anti gobierno, que durante una hora ocupan la plaza para atacar a Netanyahu, pedir su dimisión y elecciones anticipadas. Luego es el turno del «bloque de la paz» o «antiocupación», que llega con sus pancartas de «No a la guerra». El tercer movimiento es el más numeroso y es el formado por las familias de los cautivos y miles de personas de diferentes partidos y clases sociales que se dan cita para pedir la libertad de quienes cumplen 113 días en manos de las facciones palestinas. Los cautivos son el motivo de unión de todos los que se congregan en el corazón de Tel Aviv. «Vengo cada semana porque Israel se comporta de una manera inhumana y estoy de acuerdo con la acusación de Sudáfrica« Amran Zahavi «Vengo cada semana porque Israel se comporta de una manera inhumana y estoy de acuerdo con la acusación de Sudáfrica. No hay otra solución que sacar el Ejército y negociar cara a cara, mirándoles a los ojos como a seres humanos, no como a animales», opina Amran Zahavi, que porta una pancarta amarilla en la que cada día cambia los días de cautiverio de sus compatriotas. En la plaza también se encuentra el documentalista Eran Torbiner con un cartel blanco que reza «Alto el fuego ya». Torbiner considera que «el alto el fuego es bueno para ellos y para nosotros porque abre las puertas al intercambio de cautivos y presos, y luego hay que sacar las tropas de allí, no pueden seguir en Gaza». Pasados los discursos y el himno nacional, los miles de asistentes salen de la plaza. Muchos de ellos, animados por tambores y a gritos de altavoz, se dirigen al Ministerio de Defensa para hacer llegar sus peticiones a los mandos militares. Gaza está a menos de una hora en coche de estas calles que cada sábado muestran una cara de Israel muy alejada a la que proyectan Netanyahu y sus ministros.

See also  El hijo de Petro irá a juicio por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de activos en relación con la campaña de su padre

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button