La Web3 y ‘blockchain’ ensanchan el horizonte digital de la banca


El sector financiero es una de las industrias que más se beneficiará del desarrollo de la Web3, una nueva fase de internet centrada en la descentralización a través del uso de criptomonedas, tecnologías ‘blockchain’ y ‘tokens’. La Web3, como comúnmente se conoce, es una evolución de la actual Web2 que avanzará gracias a las innovaciones que está realizando el sector financiero y a la aparición de nuevas normativas como MiCA, que entrará en vigor en España en 2025 para regular los mercados de criptoactivos.

Existe un gran potencial económico en el desarrollo de la tecnología ‘blockchain’, ya que permite aumentar la seguridad de los datos y fondos transferidos a través del sistema financiero. Además, permite aumentar la velocidad a la que se realizan estas transacciones. Se trata de una serie de innovaciones disruptivas clave en un mundo en el que la ciberseguridad es una preocupación creciente para las empresas, ya que se calcula que la ciberdelincuencia en línea costará al mundo 8 billones de dólares este año, según Cybersecurity Ventures.

«Una de las prioridades de BBVA es el impulso de la digitalización y el uso de nuevas tecnologías. Por ello, consideramos no solo las criptomonedas sino también la tecnología detrás de ellas, ‘blockchain’/Web3, como tecnologías fundamentales que están definiendo la próxima frontera de la banca digital», dicen fuentes de BBVA a ABC.

Como parte de estos esfuerzos de transformación, el banco permite a sus clientes en Suiza desde 2021 comprar, vender y custodiar criptomonedas. «En España, hemos lanzado también este año la posibilidad de invertir en un bono (ETN) que replica el rendimiento de Bitcoin», comentan estas fuentes.

Proyectos piloto

La institución financiera también ha participado en proyectos piloto para la tokenización de activos financieros tradicionales como bonos o dinero. Los ‘tokens’ son un concepto fundamental dentro de Web3, ya que son una especie de moneda digital que representa una unidad de valor. Pueden ser una nueva criptomoneda, un archivo digital con una certificación NFT (‘token’ no fungible) o representar un número de derechos de voto. La finalidad de estos ‘tokens’, que también pueden representar un activo real, es remunerar a los usuarios activos en un sitio web, tratando así de fomentar su participación.

See also  Web3 gives a new rhythm to music promotion

Complejo desarrollo

«Se está analizando el rediseño de los activos financieros y del dinero a través de la tokenización, también nuevas vías de relación entre el cliente y su banco, pero hasta que no se definan unos nuevos estándares globales e interoperables costará hacerlo escalar. El proceso de evolución que estamos observando nos hace pensar que en el largo plazo generará beneficios para las entidades y sus clientes», dice Álvaro Casado, director de financial services consulting de KPMG en España.

Muchos bancos están trabajando para ofrecer el intercambio de criptomonedas, según Abel Peña, director comercial de Bit2Me, una plataforma especializada en el intercambio de activos digitales. Sin desvelar con qué clientes están colaborando, Bit2Me está desarrollando un proyecto con un banco para ofrecer acceso a su plataforma de compraventa de activos digitales, mientras que con otro están analizando cómo conectar una tarjeta de crédito o débito con un monedero de criptomonedas. «Así podrías utilizar tu tarjeta en un supermercado tradicional, gastando tus criptomonedas», dice Peña.

See also  This is the public transport of the future: electric and digital | technology

Más ventajas

Para Luis Pastor, profesor del máster en ‘blockchain’ e inversión en criptoactivos del Instituto Estudios Bursátiles (IEB), el sector financiero puede encontrar otras ventajas en Web3 y ‘blockchain’, como generar eficiencias y reducir intermediarios a través de la tokenización. «Bajo un sustento descentralizado donde se faciliten vías de financiación, seguridad, transparencia para las partes y auditoría por parte del supervisor, el sector financiero podrá generar eficiencias en recursos y tiempos», dice Pastor, quien además es el cofundador de Tritemius, una empresa especializada en la implementación de estrategias relacionadas conal Web3.

No obstante, todavía quedan varios retos por superar para lograr que estas soluciones sean una realidad. Uno de los principales retos es la falta de regulación. «Las entidades financieras están muy reguladas y no pueden operar en espacios donde la regulación no esté clara», dicen desde BBVA. La ley MiCA, que ahora está en proceso de ser implementada por los países miembros de la Unión Europea, es la primera regulación del continente para criptomonedas.

Tareas pendientes

No obstante, desde BBVA alertan también que queda mucho por hacer porque la ley MiCA deja fuera de su alcance conceptos clave como los NFT y la industria de las finanzas descentralizadas. «Su entrada en vigor ayuda a aportar certidumbre regulatoria y por lo tanto una mayor protección para los consumidores. Pero no es sólo MiCA, ya que esta se concibe como parte de un esfuerzo normativo mayor, en conjunto con otras iniciativas como la Ley de Resiliencia Operativa Digital, el Reglamento del Régimen Piloto DLT o el Reglamento sobre las Transferencias de Fondos o los reglamentos de segundo nivel que se irán desarrollando», aseguran las fuentes de esta entidad financiera.

Escalar algunas de las soluciones en desarrollo es uno de los grandes desafíos sobre la mesa

La carencia de regulación es una de las mayores barreras para seguir desarrollando este mercado, pero también lo es el crear una propuesta tecnológica acorde con las necesidades de los clientes. «Las entidades financieras se enfrentan a retos que no solo afectan al ámbito tecnológico, deben realizar una reflexión estratégica para definir su posicionamiento y su rol en los diferentes casos de negocio, establecer un marco de relación sólido con nuevos proveedores y partners, una propuesta de valor atractiva y alineada con objetivos de negocio o generación de eficiencias. Todo ello alineado con una adecuada gestión de riesgos y el cumplimiento normativo», dice Casado, de KPMG.

See also  El BCE podrá retratar al Gobierno con otro dictamen cuando hagan permanente el impuesto a la banca

Según Peña, de Bit2Me, otros retos que enfrentan los bancos para lanzar servicios de activos digitales incluyen encontrar el talento adecuado y la tecnología. Es necesario contar con un equipo multidisciplinario en el que haya desde desarrolladores hasta abogados en la materia, pero además es importante tener experiencia en el desarrollo de la tecnología ‘blockchain’. En ese aspecto, Peña aboga por que las empresas contraten estos servicios a proveedores especializados en esta tecnología.

Líderes digitales

La banca española es una de las más digitalizadas del mundo, por lo que el avance de proyectos ‘blockchain’ avanza a buen ritmo, según los expertos consultados. «La banca española está tremendamente digitalizada. En lo que respecta al ámbito específico de activos digitales, hay avances interesantes y estamos en buena posición. No obstante, las entidades alemanas podemos decir que avanzan también con buen ritmo gracias, entre otras cosas, a la rápida respuesta del regulador local», asegura Casado, de KPMG.

Comparados con las empresas ‘fintech’, los bancos avanzan a un ritmo más lento, según dice Peña, de Bit2Me. «Pero cuando avanzan, lo hacen con determinación. En función de la convicción y rapidez que pongan al proyecto puede variar entre 3 meses y 18 meses», dice Peña. Ahora, con la entrada en vigor de MiCA y su implementación en cada uno de los países europeos, desde el sector se ha visto un verdadero interés por desarrollar proyectos de ‘blockchain’. «Se está produciendo una verdadera carrera por ganar cuota de mercado en todos los países de la Unión Europea», concluye Peña.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button