La patronal del electrodoméstico presiona al Gobierno para que impulse un plan renove


El Gobierno llegará al año nuevo con una multitud de asuntos pendientes en los diferentes sectores económicos. Uno de ellos es el que abandera la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) que, junto con los fabricantes del sector (Applia) y los grandes distribuidores (Anged), considera que un plan renove del electrodoméstico tiene ahora más sentido que nunca.

«La inflación energética y económica hace que sea una salida adecuada para beneficiar al ciudadano en su factura. Nos beneficiaríamos todos, comerciantes y consumidores», apunta el secretario general de la patronal del electrodoméstico, Alfredo Gosálvez, en conversación con ABC. Por eso, y tras intentarlo antes de que concluyera la anterior legislatura con las ministras Teresa Ribera y Yolanda Díaz, la patronal vuelve ahora a la carga y solicita al nuevo Gobierno que utilice los fondos europeos para poner este plan en marcha.

En concreto, fue el pasado febrero cuando la patronal de quienes venden electrodomésticos y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (Confemetal) enviaron una carta a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, planteando la posibilidad de poner en marcha un «plan renove-sostenibilidad» que ayude a la sustitución del viejo parque de electrodomésticos que hay en España.

En la misiva, a la que ha tenido acceso este periódico, los firmantes insistieron en que el plan beneficiaría tanto a los comercios como a los consumidores –en este caso, en la reducción de gasto energético–, y recalcan que «contribuirá al plan del gobierno en medidas de ahorro y eficiencia energética».

Un ahorro «de 1.000 euros»

Según los datos aportados por las patronales, el consumo eléctrico de los hogares aumenta «sensiblemente» cuantos más antiguos son los electrodomésticos. Por ejemplo, en el caso de un frigorífico combi, el cambio por uno de los nuevos de clase A «podría conllevar un ahorro de 959,20 kWh/año, o un congelador hasta 892,35 kWh/año», defienden. En euros, apuntan los representante de las empresas, los ahorros que una familia puede conseguir si sustituye los viejos aparatos electrodomésticos de más de 10 años en su casa por unos nuevos y eficientes (etiquetado A, B, C y D) es de 1.000 euros al año.

See also  Sánchez respalda a Ribera y abre la puerta a replantear el impuesto a las energéticas tras las críticas del sector y el PNV

«Con una vida media de 10 años, el ahorro llegaría a 12.000 euros», asegura Gosálvez. En cuanto a la eficiencia, «un hogar medio gasta unos 4.000 kW al año, la mitad de ese consumo corresponde a los electrodomésticos. Un frigorífico eficiente, por ejemplo, puede suponer más de 200 euros de ahorro anual en la factura de la luz, y una lavadora unos 5.000 litros de ahorro de agua al año, con respecto a los modelos antiguos», recalca.

En estos meses, los firmantes de la carta han sido recibidos por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), adscrito al ministerio que dirige Ribera, y han contactado también con el equipo de Díaz. No obstante, la convocatoria electoral ha devuelto las conversaciones al punto inicial y, en estos momentos, la petición se encuentra bloqueada en altas esferas.

Así, mientras obtienen la respuesta estatal, las empresas de electrodomésticos están dirigiendo sus plegarias a otro estamento: las comunidades autónomas. Por el momento, han conseguido ser recibidos por Madrid, Galicia y Extremadura, que se han mostrado proclives a incluir un plan de este tipo en sus presupuestos, la mayoría de ellos por la vía de los comercios y no por la energética.

En las próximas semanas, las citadas patronales tienen previsto reunirse también con la Comunidad Valenciana y con Cataluña. Los planes autonómicos y estatales, en todo caso, «no serían incompatibles y podrían incluso complementarse», explica Gosálvez.

No sería esta la primera vez que se aprueba una iniciativa de este tipo; en los últimos años, los planes renove de electrodomésticos realizados en los años 2006 y 2010 «lograron la sustitución de unos 3,3 millones de equipos domésticos convencionales, lo que se tradujo en un ahorro de energía final de 2,2 millones de MWh», insisten desde la patronal. «Un frigorífico viejo contamina al año como el recorrido de 15.000 kilómetros de un coche clásico», ejemplifican.

See also  Gvardiol ficha por el equipo ms caro del mundo

Un sector tocado

La Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos, que prepara su primer congreso sectorial para el próximo mes de marzo, fue fundada en los años 80 y representa a más de 5.000 comercios españoles de electrodomésticos –entre los que hay pequeñas tiendas y cadenas como Milar y Tien21– y unas 70 plataformas regionales. En total, los representados dan empleo a cerca de 20.000 personas.

La aprobación de un plan renove supondría una bocanada de oxígeno para estas compañías; según los datos que aporta la patronal en su radiografía del sector, durante el ejercicio 2022 bajaron la persiana 200 comercios dedicados a la venta de electrodomésticos, frente a 78 aperturas. En ese ejercicio el número de unidades vendidas cayó casi un 5% respecto al año anterior. La subida de precios aplicada, cifrada en un 4,8%, no ha compensado, dicen, el incremento de los costes de transporte, materiales y arrendamientos de locales comerciales, entre otros.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button