LA MESÍAS | Los motivos que desatan la ira contra Los Javis del grupo pop Flos Mariae



El 11 de octubre se estrenó La Mesías, una serie de Los Javis que narra la historia de una madre trastornada —Montserrat— que encierra a sus ocho hijos en casa. Montserrat tiene a sus dos primeros hijos muy joven con un maltratador. Huye con ellos, vive como puede y se prostituye para pagar el alquiler. En esas conoce a Pep, un inquietante jardinero ultrarreligioso que le promete la salvación a través de Dios. Pep la lleva a vivir a una masía y empiezan a procrear.

La familia, formada por dos hermanos mayores (Enric e Irene) y seis pequeñas, vive apartada del mundo. “Queríamos hacer una historia de un grupo familiar al margen de las normas sociales”, explicaron los autores en la presentación. Contaron que tenían varias referencias —Las Vírgenes Suicidas, Camino— y que pidieron a una investigadora que buscara casos reales de familias que crecieron encerradas. “Desde los Turpin hasta The Wolfpack, un documental de unos hermanos que se obsesionaron con Tarantino. Hay muchísimos”.

El problema: que, solo con el tráiler, seguidores y grandes conocedores de la historia del grupo de pop católico español Flos Mariae detectaron coincidencias entre ficción y realidad. Sacaron la hemeroteca y las señalaron, una a una. El encierro familiar está documentado porque intervinieron los servicios sociales. Un incendio que se ve en el minuto 1:40 también. Las primeras líneas de diálogo de Montserrat son frases textuales de los diarios, publicados en internet, de la madre real de las hermanas Bellido Durán, las integrantes del grupo pop. Los malos tratos al hijo mayor que se muestran están relatados en el blog de dicho hijo en la vida real.

Para la mayoría de la gente, Flos Mariae es aquel grupo de siete hermanas que en 2014 sorprendió con el videoclip de Amén: una canción sobre rezar y no perder la esperanza cuando uno en la vida se sienta “como una loncha de queso, en un sándwich preso”. La letra, su estilo musical y la extraña estética del clip lo hicieron viral.

A partir de ese momento, las hermanas no solo siguieron publicando contenido —tienen 600 vídeos y 36.000 seguidores en Youtube—, sino que diversificaron y lanzaron negocios de ropa y producción de contenido infantil. Según cuentan en su web, la banda musical, formada por devoción a la Virgen María tras ser diagnosticada su madre con un tumor maligno, es “un extra a sus actividades laborales y vocacionales de ser empresarias”.

La madre, María Durán, murió en 2015. Tuvo 16 hijos: 3 del primer matrimonio y 13 del segundo, de los cuales murieron dos. En 2021, las hermanas se separaron en dos nuevos grupos: Mariah’s Pop y 4HBD (4 Hermanas Bellido Durán).

Lo que el público desconocía era que tras ese fenómeno incomprensible y fascinante había una historia turbia. A partir de testimonios en el blog del hermano mayor y de información que publicaron en redes más hermanos mayores (bajo el nombre Los Otros Hermanos Bellido Durán), Cuatro emitió un documental que desvelaba los secretos de la familia. Fue en marzo. Para entonces, Los Javis ya estaban rodando La Mesías, los medios habían relacionado la serie con el grupo y Flos Mariae se había pronunciado.

See also  Europa League: As se reparten los bombos de la Europa League: rivales de Villarreal y Betis

“Estamos en contra de que se use el nombre de Flos Mariae para dar a conocer la serie ‘La Mesías'”, dijeron en un comunicado. “Nunca lo hemos autorizado ni se nos ha pedido permiso. Nos reservamos el derecho a tomar acciones legales si se comete un delito de injurias contra nuestro derecho al honor”.

¿De dónde ha salido la información?

Guionistas consultados por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA explican que, aunque cada producción es un mundo, en las historias basadas en hechos reales es habitual acudir a prensa e información judicial. Por su parte, abogados consultados aseguran que hay margen para ficcionar la realidad siempre que la obra no sea “muy difamatoria”.

Si haces una serie vejatoria sobre un personaje reconocible, el juez tiene que apreciar la caricatura”, dice el abogado experto en privacidad Borja Adsuara. “Ha habido condenas a parodias por no considerarse humor, sino humillación”.

“Si hay un sumario e información periodística, puedes contar la historia”, dice Natxo López, guionista de Operación Marea Negra, basada en la historia del primer narcosubmarino interceptado en Europa. “Pero eso no es suficiente: te falta información emocional de los personajes, por qué hacen lo que hacen. Esa parte la ficcionas. Si cambias los nombres y ficcionas no debería haber problemas. Pero si la ficción es absolutamente fiel a los hechos reales, aunque cambies los nombres podría haber problemas”.

Los guionistas no siempre consiguen testimonios de los protagonistas reales. Tampoco los quieren: así pueden crear personajes con libertad. Carlos López, guionista de El cuerpo en llamas (serie sobre el crimen de la Guardia Urbana de Barcelona), dice que “con el sumario y todo lo publicado era suficiente para construir el guión. El creador de Succession, inspirada en Rupert Murdoch, contó que prefiere leer libros y periódicos y crear a partir de ahí: que fue a un consejo de administración para documentarse y no sacó nada”.

En el caso de Flos Mariae, además de su canal de Youtube y su web, estaban las publicaciones en redes y el blog del hermano mayor, Gerard Castelló Durán, con cuyo nombre ya habían dado pistas los acérrimos del grupo. Castelló tiene un perfil muy público: es terapeuta sexual, trabajó en el mundo del cine, tiene Youtube y un perfil abierto en Facebook. En su web dice que pasó su infancia “encerrado en medio de las montañas” con sus “padres locos”, sus 14 hermanos, sin ir a la escuela y que a los 19 años escapó.

See also  Los sorprendentes resultados de un hipotético conflicto entre EE.UU. y China

Los apellidos de Gerard son los mismos que los de Silvia Castelló Durán. Su perfil no es oculto: dirige una escuela de costura y preside la asociación de empresarios textiles en Girona. Ella no ha escrito tanto de su infancia, pero ha dicho en entrevistas que no fue fácil y que no fue a la escuela.

Los Castelló son dos de los tres primeros hijos que tuvo María Durán en su primer matrimonio, del que huyó por malos tratos, según contó ella misma en un foro de internet. Igual que Montserrat, la protagonista de la serie de Los Javis. En la ficción, narrada desde el punto de vista del hermano mayor, este escapa de la familia y busca a sus hermanas cuando ve sus vídeos en Youtube. La hermana mayor, costurera, es jefa en un taller textil. El grupo pop de la serie se llama Stella Maris y es estéticamente clavado a Flos Mariae.

Según ha confirmado este periódico, tanto Silvia como Gerard Castelló estuvieron con Los Javis durante el rodaje de la serie en Girona. Contactado y preguntado por ello, Gerard prefirió no hablar. “No me interesa”, dijo. En la escuela de costura de Silvia pidieron no utilizar el teléfono empresarial para asuntos personales y quedaron en pasarle la petición, pero ella nunca respondió.

Hace un tiempo, los hermanos mayores contactaron con seguidores de Flos Mariae. Les pidieron ayuda para localizar enlaces a webs en las que su madre hablaba de la historia familiar. Ahora que han visto la serie, estos fans sospechan que era parte de la documentación.

Sentencias firmes

A medida que avanza la serie aumenta el enfado de las Flos Mariae. Primero emitieron un comunicado asegurando que su infancia fue feliz, que no sufrieron maltrato —contra lo que muestra la serie— y que estudiaron en casa bajo el método homeschooling. Más tarde, una de ellas publicó un vídeo señalando a “unos hermanos” que “no simpatizan con nosotras”, que se fueron de la familia y llevan años difundiendo “difamaciones”. Dice que esos hermanos pusieron denuncias por malos tratos, pero que la justicia determinó que todo estaba bien.

La información judicial es útil para guionistas. A tenor de lo compartido estos días por las hermanas Bellido Durán, hay al menos una sentencia sobre su familia: la que dicta que los niños están bien en casa sin escolarizar, de 2010. Pero esa sentencia fue recurrida y la justicia obligó a los padres a escolarizar a los cuatro hermanos que en ese momento eran menores. El padre recurrió, pero el TSJ de Cataluña lo desestimó. Ambas están en la base de datos del CGPJ.

“¿Cuándo puedes hablar de alguien? Hay personajes públicos (ej. políticos) para los que el derecho a la imagen está ‘diluido’. Si la serie va sobre hechos públicos, puedes hacerla sin autorización: el límite es no decir cosas de su vida personal”, explica Isabel Mariscal, abogada experta en el sector audiovisual y socia de Singular Law. “Para el resto, si los hechos son públicos y se han publicado en sentencia firme, no puedes ampararte en el derecho al honor en relación a esos hechos”.

Para curarse en salud, las plataformas buscan acuerdos con los protagonistas de las historias reales. “Como no quieren problemas, hablan con ellos, piden autorización para contar su historia en ficción y pactan, o no, una remuneración. Es habitual y lícito. Son empresas que vienen del derecho sajón y como el sistema legal no es igual van con cautela”.

La Mesías se emite en Movistar. En El cuerpo en llamas, la justicia ordenó embargar cualquier pago de Netflix a la asesina protagonista, Rosa Peral, en concepto de “derechos de imagen”. Peral intentó paralizar la serie, pero siendo un caso público y juzgado ni siquiera pudo evitar que usaran su nombre real. ¿Llegaron a algún acuerdo Los Javis con los hermanos mayores de Flos Mariae que estuvieron con ellos en el rodaje para contar la historia desde su punto de vista? Ni Movistar ni Suma Content, productora de La Mesías, contestaron a las peticiones de este diario.

Los abogados: “Hay margen”

Para Mariscal, los acuerdos previos al rodaje son lo ideal. Si no, los abogados revisan la serie antes de lanzar. “En algún proyecto me han pedido bibliografía para saber de dónde sale cada cosa. Si dices que son hechos reales, has de tener cuidado. Si hablas de un personaje público y dramatizas diálogos, no puedes inventar cosas que le generen mala imagen”, añade el guionista Natxo López. En un biopic sobre Felipe González podrías hacer que dijera que está “harto de todo”, pero no que reconociera un delito. Es más complicado trabajar sobre vivos que muertos, añade.

Noticias relacionadas

Que las Flos Mariae entraran al trapo, aunque fuera para desmarcarse, y que los fans sacaran parecidos con la realidad ha abierto la caja de los truenos. Para Adsuara, Los Javis hacen bien desligando su serie de la historia real. “Que digan que es una dramatización, que hay datos de casos reales pero otros son inventados”, dice. “La gente no sabe qué es cierto hasta que no lo confirmen los protagonistas”.

Si la familia demandara y hubiera juicio, lo normal sería un acuerdo entre partes. La otra opción es demostrar qué partes de la serie son verdad. “¿Cómo te libras de una acusación de calumnias? Demostrando que lo que dices es cierto. Lo mejor para ambas partes es quedar en que está dramatizado. Si no, pueden llamar a los que han contado la historia para que declaren su verdad”, zanja.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button