SPORTS

La leccin de ftbol de Charlton en un Bernabu vaco


El 8 de diciembre de 1965 haca fro en Madrid. Mucho. Esa noche jugaba la seleccin espaola en Chamartn. El visitante era Inglaterra, una seleccin que tena atravesada la capital de Espaa. En tres visitas haba perdido dos veces (1929 y 1960) y empatado una (1955). La primera de esas derrotas es especial en la historia de los inventores del ftbol, porque nunca antes haban cado fueras de lasIslas.

Pero la gente no respondi. El invierno pudo ms que el pedigr del rival y que Espaa fuera la campeona de Europa el vigor. Con la televisin como testigo, los madrileos prefirieron quedarse en casa y poco ms de 15.000 personas presenciaron desde la grada la primera victoria inglesa en Espaa: 0-2. Tambin se perdieron la leccin de ftbol que despleg Bobby Charlton sobre el csped del Bernabu.

Las crnicas de aquel partido destacan la “soberana clase” con la que Charlton manej el juego de los ingleses. A esas alturas era ya una estrella consagrada en todo el mundo y Chamartn saba bien de sus habilidades desde tiempo atrs. En 1957, con solo 19 aos, ya haba tomado nota en la casa blanca de un chico que llegaba dispuesto a ser el mayor diablo rojo de la historia.

Hijos de la mina

Y as fue. A Espaa la derrotaron ese 8 de diciembre los dos hermanos Charlton. Jack destac por su patadas; Bobby por su excelente manejo del juego y su capacidad para aparecer por todas las partes del campo.

Hijos de minero de la zona de Ashington, no lejos de Newcastle, pronto qued claro que la clase con el baln era propiedad de Bobby. Desde nio le gustaba jugar con su hermano y sus amigos, todos mayores que l. Quienes los vean quedaban sorprendidos por ese pequeo que era capaz con su chispa y velocidad de enfadar a su rivales, incluido a Jack, al que su altura le vali el apodo de Jirafa. Tanto que el hermano mayor por ao y medio no esconda pasados los aos que Bobby le caa mal. “Me caa gordo. En primer lugar, tena que cargar con l a donde quiera fuese. Adems tena que aguantar las odiosas comparaciones y escuchar todos los elogios que se llevaba”, contaba Jack.

Entre los dos, adems, haba un claro contraste de carcter. Jack siempre fue altanero, de lengua afilada y amigo de picar a los rivales. Bien lo sabe Espaa gracias a sus duelos con la Irlanda de la que fue seleccionador a finales de los 80 y principios de los 90. Bobby era ms comedido, callado y tmido.

A los 15 aos, Bobby lleg al Manchester United, el equipo de su vida. Y empez a jugar de todo: de extremo, de centrocampista, de interior y, como en el 0-2 del Bernabu, con el 9 a la espalda. Quienes le vieron en su apogeo dicen que es lo ms parecido a Di Stfano en su poca.

De esa noche glida en Madrid, quienes fueron a Chamartn se quedaron con la exhibicin de Charlton y con la enorme diferencia entre las dos selecciones. Era una incgnita qu haba sido de la Espaa campeona de Europa solo ao y medio antes. Hubo hasta quien pens que se trataba de un truco espaol para no mostrar su cartas ante un rival que era favorito para el Mundial que en 1966 se jugara en suelo ingls. Cuando lleg ese momento qued claro que no era eso lo que sucedi en Chamartn: la Inglaterra de Charlton fue campeona del mundo; Espaa se volvi a casa tras la primera fase.



See also  Premier League: Bad news for Madrid: Kant's best return...at the worst moment

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button