Hacienda se prepara para una ola de devoluciones fiscales a jubilados que cotizaron en las antiguas mutualidades laborales



Una sentencia del Tribunal Supremo ha abierto la puerta para que miles de jubilados que en su día estuvieron integrados en el sistema del mutualismo laboral puedan r eclamar ahora a la Agencia Tributaria una devolución fiscal por los impuestos pagados indebidamente por las aportaciones que realizaron de cara a su jubilación entre el 1 de enero de 1967 y el 31 de diciembre de 1978. Al igual que ya sucediera con los que fueran mutualistas de la Institución Telefónica de Previsión (ITP), el Supremo ha reconocido el carácter deducible de las aportaciones para su jubilación que los trabajadores del sector financiero realizaron a la Mutualidad Laboral de la Banca durante el periodo de tiempo antes mencionado, en el que las cotizaciones a la Seguridad Social sí eran consideradas un gasto deducible en el Impuesto sobre la Renta. Por el contrario, la normativa vigente por aquel entonces establecía que las aportaciones a las mutualidades se integraran de manera íntegra en la parte de rendimiento del trabajo sin reducción alguna, generando una diferencia de trato que ahora el Supremo ha decidido corregir. Noticia Relacionada estandar Si Las mutuas de Muface presionan a Hacienda para compensar las pérdidas por la atención médica a los funcionarios Gonzalo D. Velarde Las aseguradoras denuncian pérdidas de hasta 600 millones por el alza de costes La sentencia del Tribunal Supremo recoge expresamente que «las aportaciones o cotizaciones realizadas a la Mutualidad Laboral de Banca a partir del 1 de enero de 1967 hasta el 31 de diciembre de 1978, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, no fueron susceptibles de deducción en la base imponible del IRPF de acuerdo con la legislación vigente en cada momento, por lo que resulta procedente la aplicación de la Disposición Transitoria Segunda de la Ley del IRPF a la pensión pública por jubilación percibida de la Seguridad Social, debiendo integrarse en la base imponible del impuesto el 75% del importe de las prestaciones por jubilación o invalidez percibidas«, al objetivo de corregir la situación de doble imposición que estarían soportando los mutualistas, que ya tributaron en su día por sus aportaciones a la jubilación y ahora están tributando por el 100% de su pensión de jubilación. «Con esta sentencia los mutualistas de banca tienen derecho a solicitar la rectificación de la autoliquidación de IRPF de todos los ejercicios no prescritos (lo que abarca los ejercicios fiscales de 2019, 2020, 2021 y 2022, ya que la Declaración de la Renta de 2023 corresponde hacerla este año) para reducir su base imponible del 100% al 75% y solicitar la devolución que les corresponde, tal y como establece la Disposición Transitoria Segunda de la Ley del IRPF«, aseguran desde el despacho Agüera y Fuentes, que ya ha gestionado un puñado de reclamaciones de esta naturaleza. Medio siglo de espera Desde el despacho aseguran que es difícil hacer una estimación de la devolución media que le puede corresponder a los afectados, ya que cada uno tiene unas circunstancias diferentes, aunque algunas fuentes hablan de una cifra media de unos 2.000 euros . Tampoco hay mucha información sobre el perímetro potencial de afectados . Según la base estadística histórica del INE, en 1978, año en que la Mutualidad Laboral de la Banca se integró en el Instituto Nacional de Seguridad Social, el número de trabajadores afiliados era de algo más de 36.000, pero el hecho de que hayan transcurrido 46 años desde entonces hace probable que haya muchos trabajadores que ya no tengan la oportunidad de hacer ningún tipo de reclamación. Fuentes de la Agencia Tributaria admiten que hasta la fecha el número de solicitudes de reparación recibidas es reducido, aunque desde los despachos de abogados y desde algún sindicato se están habilitando canales para gestionar las reclamaciones. Incluso Muface, la mutua en que se encuadran los funcionarios civiles del Estado, inició el pasado mes de noviembre una campaña de envío de certificados a los mutualistas que pertenecieron a alguna de las mutualidades que acabaron integrándose en Muface para que puedan acreditar que pertenecieron a las mismas y por tanto puedan reclamar los impuestos abonados de más por sus aportaciones a la jubilación. Los despachos de abogados consultados admiten que la acreditación de las cantidades aportadas para la jubilación es uno de los principales obstáculos a la hora de reclamar. Las mutualidades laborales desaparecieron en muchos casos sin dejar rastro, por lo que de ahí no se puede obtener la información, y las entidades financieras en las que se hicieron los ingresos hace entre 55 y 45 años tampoco existen en muchos casos. Para dar trámite a la devolución, la Agencia Tributaria exige un certificado de empresa con las aportaciones realizadas a la mutualidad en cuestión o como mínimo un certificado de antigüedad de la empresa, el certificado de vida laboral que proporciona la Seguridad Social, la copia de la sentencia del Tribunal Supremo, la copia de la Declaración de la Renta de la que se pide rectificación y el modelo de reclamación de la Agencia Tributaria. Hacienda informará a los afectados Fuentes de la Agencia Tributaria han confirmado a ABC que la institución ya ha solicitado información a la Seguridad Social sobre los mutualistas que puedan estar afectados por la sentencia del Tribunal Supremo a fin de poder comprobar la información que les vaya llegando en las próximas semanas o meses. El organismo también está preparando una nota informativa, que se publicará en las próximas semanas, previsiblemente antes de la próxima Campaña de Renta, para que los antiguos mutualistas tengan claro cómo pueden o bien reclamar las devoluciones que les correspondan o bien aplicarse la reducción del 25% que el Supremo ha determinado que pueden aplicarse en el IRPF hasta ver compensadas al 100% las aportaciones realizadas en su día. Para determinar la cuantía exacta, la fórmula establecida por Hacienda es dividir el número de días que se cotizó a través de la mutualidad laboral entre el número de días totales cotizados durante su vida laboral y a partir de la cantidad resultante aplicar la reducción que corresponda en la base del IRPF hasta que se hayan compensado el exceso fiscal abonado por las aportaciones realizadas a la mutualidad. Otra duda es saber si Hacienda limitará esta posibilidad a los mutualistas del sector de la banca o la abrirá a todos los trabajadores que cotizaron en su día a las antiguad mutualidades laborales extinguidas el 31 de diciembre de 1978. Los despachos entienden que es así, pero desde la Agencia Tributaria avanzan que se analizará caso por caso. En caso de aplicarse con carácter general, el universo de afectados se multiplicaría, ya que si bien según los datos del INE del número de mutualistas de banca era de 36.336 a finales de 1978, el número total de trabajadores integradas en cualquiera de las mutualidades laborales era de 1.349.458 .

See also  BANQUEAR SÁBANAS Y ALMOHADAS | Este es el eficaz líquido que blanquea las almohadas y sábanas amarillas

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button