El viaje de reinvención tecnológica de los ‘señores del petróleo’ del Golfo Pérsico


Su hora de la diversificación económica ya ha llegado. Las monarquías del Golfo Pérsico, que poseen las mayores reservas de petróleo y gas del mundo, están invirtiendo grandes sumas en diversas industrias con el objetivo de seguir siendo economías poderosas una vez que el oro negro se agote. Así, Arabia Saudí, Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Kuwait han elaborado cada uno sus propios documentos de hoja de ruta en los que fijan diversos objetivos de diversificación a largo plazo. Y en todos ellos la tecnología y el emprendimiento son una palanca clave para lograr esa transformación económica y sostenible.

Esta voluntad de diversificación a través de la tecnología, unida al hecho de ser una de las regiones más ricas del mundo, ha propiciado la aparición de un gran número de fondos de capital riesgo y aceleradoras de startups que están creando un vibrante ecosistema emprendedor en estos países. En Arabia Saudí, por ejemplo, los fondos de capital riesgo locales invirtieron aproximadamente 1.000 millones de dólares en 2022, unas diez veces más que los 114 millones de 2019, según un informe elaborado SVC y Magnitt.

«Arabia Saudí está fomentando activamente un próspero ecosistema de empresas emergentes mediante una fuerte inversión en la creación de una infraestructura empresarial», dice Felix Katterl, fundador de Bureau Katterl, una firma de consultoría en Qatar especializada en inversión en el Golfo Pérsico. En su documento hoja de ruta, llamado Vision 2030, el reino se pone varios objetivos para pasar de ser la 19 mayor economía del mundo a la 15 para 2030, entre los que se incluye dar un impulso al emprendimiento y al sector privado en el país con mayor población de la región, con unos 36 millones de personas.

See also  Premier League: Jrmy Doku: La joven sorpresa del Manchester City

Este contexto ha dado lugar a startups como Sary, una plataforma que emplea a más de 200 personas para ofrecer servicios de comercio electrónico para que tiendas o restaurantes puedan comprar productos alimentarios al por mayor. O Red Sea Farms, fundada en 2018 y que desarrolla una empresa de tecnología agrícola que permite la producción de cultivos utilizando principalmente agua salada. «Esta iniciativa para crear un ecosistema empresarial se alinea con Visión 2030, un plan integral diseñado para reducir la dependencia del petróleo, impulsar la creación de empleo y atraer talento altamente cualificado a Arabia Saudí», dice Katterl.

Potente desarrollo

De las seis monarquías, el experto considera que EAU es el que mayor camino lleva recorrido para diversificar su economía y desarrollar un potente sector tecnológico. En 2022, en ese país se cerraron rondas de inversión por casi 3.000 millones de dólares, tres veces más que los 1.000 millones de Arabia Saudí a pesar de que la población de EAU es de apenas unos 10 millones de personas. Esos 3.000 millones invertidos en 2022 son significativamente más que los 676 millones captados en 2020, según el informe Global Startup Ecosystem Index 2023, elaborado por StartupBlink. Dentro de EAU, los dos emiratos que más destacan en esta tarea son Dubái y Abu Dabi, la capital. La estimación es que entre los dos emiratos suman más de 500 startups, lo que está dando un fuerte impulso innovador al país. Gran parte de ese éxito radica en lo temprano que inició EAU su proceso de diversificación del petróleo, un proceso que comenzó en los 2000 desarrollando el sector turístico y financiero mientras que sus vecinos seguían centrados en la industria petrolera. Así, el sector no petrolero actualmente representa más del 70% del PIB de EAU.

See also  Sue Black, antropóloga forense: “En la muerte hay compasión, hay una liberación del dolor, se le da la bienvenida a algo que es inevitable”

«Promovemos un entorno que fomenta la innovación. Este entorno es vital para los emprendedores y permite al sector privado desempeñar un papel fundamental en la creación de la economía del futuro», dice EAU en su hoja de ruta llamada Visión 2030. Una de las claves para conseguirlo ha sido la creación de Hub71, una aceleradora creada por el gobierno de Abu Dabi que fue responsable de 1.000 millones de dólares en inversión en startups de los 3.000 millones recaudados por las empresas emiratíes hasta 2022. Qatar es otro de los ecosistemas de startups más desarrollados del Golfo. El año pasado, cuando se celebró la Copa del Mundo de fútbol, los fondos del país invirtieron 2.143 millones de dólares en startups, más que los 1.936 de 2020, según StartupBlink. Una de las empresas de alto potencial de crecimiento más importantes del país es Snoonu, una compañía de entrega de comida a domicilio similar a Uber Eats o Glovo.

A la cola

Bahréin y Kuwait son los ecosistemas menos desarrollados. Startuplink estima que en 2022 las startups de Bahréin captaron 124 millones, mientras que las de Kuwait levantaron 22,4. Estos datos muestran cómo estas dos monarquías están muy lejos de alcanzar los niveles de los otros tres países, por lo que están trabajando para alcanzarles con la creación de fondos de inversión estatales para diversificar la economía. Así lo evidencian los 124 millones invertidos en Bahréin, una cantidad superior a los 35 de 2020.

Ante esta necesidad de diversificación, Katterl señala que se está creando una competencia entre vecinos para ofrecer incentivos económicos atractivos que atraigan a los mejores talentos extranjeros. Sin embargo, estos países se enfrentan a grandes retos para conseguirlo debido a la cultura de la región. EAU es el más abierto a los extranjeros, pero otros como Kuwait y Arabia Saudí presentan importantes retos culturales que limitan la atracción de talento. «Arabia Saudí presenta retos culturales únicos para los empresarios y las startups. Estos incluyen la falta de conciencia cultural, la comprensión del papel de la jerarquía en los negocios, entre otros», dice Katterl.

See also  PROMOCIÓN BLACK FRIDAY | Suscríbete a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA con un descuento del 50 %

En cualquier caso, las monarquías del Golfo son conscientes de este obstáculo y están trabajando en fomentar una mayor apertura, como es el caso de Arabia Saudí y las reformas impulsadas por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán. Con su potente músculo económico y su necesidad de diversificación, los países del Golfo ya están logrando atraer al mejor talento futbolístico como es el caso de Cristiano Ronaldo, que juega en un equipo saudí. Las startups son otro de los componentes de las hojas de ruta para modernizar el sector empresarial de estas economías petroleras.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button