El ‘Napoleón’ de Ridley Scott: aberración con banderas



La decisión de Ridley Scott de embuchar en dos horas y media de película 28 años más que intensos, los que van del sitio de Toulon que lanza al generalato al joven Napoleón Bonaparte en 1793 a su fallecimiento (en la cama) en la isla de Santa Helena en 1821, ya parecía temeraria de entrada. El resultado lo confirma. Pero no porque la interpretación de Joaquin Phoenix no sea fiel al personaje. Hay tantos puntos de vista discrepantes sobre él (del ogro sanguinario al gran hombre, del tirano al amante empalagoso o el corso que mimaba a su clan familiar e idolatraba a su Madame Mère) que con alguna tenía que coincidir o discrepar aunque fuese por casualidad.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button