NEWS

El conflicto eritreo se traslada con violencia a las calles de Alemania


Las disputas étnicas entre eritreos del pasado fin de semana han dejado un sorprendente balance en Stuttgart, en el sur de Alemania: 27 agentes de policía heridos, siete de ellos todavía hospitalizados, además de seis manifestantes. Se realizaron un total de 228 detenciones después de que un grupo de partidarios de la oposición eritrea se enfrentara a las fuerzas de seguridad que protegían un acto organizado por simpatizantes del Gobierno de Eritrea. Los casi 300 miembros de las fuerzas de seguridad desplegados sobre el terreno se vieron atrapados en una «violencia masiva» entre los dos grupos, según ha informado Carsten Hofle, subcomisario encargado de la operación.

Los partidarios de la oposición se negaron a acudir al lugar designado por las autoridades para su contramanifestación, buscando así el enfrentamiento físico, y los policías fueron atacados con bates, tablones de madera tachonados con clavos, barras de metal, botellas y piedras.

Es la segunda vez en pocos meses que se producen enfrentamientos en un evento eritreo en Alemania. En julio, 26 agentes resultaron también heridos y más de 100 personas fueron detenidas en un festival de música eritrea en la ciudad de Giess, y el sindicato policial ya se quejó entonces de que un problema de África oriental se haya trasladado a las calles alemanas y caiga sobre los hombros de la policía local.

«Ahora estamos en medio de un conflicto étnico en las calles de Stuttgart», se ha quejado Hofle. Un grupo de investigación de 15 miembros y bautizado como Asmara, el nombre de la capital del país africano, tiene ahora la tarea de aclarar qué sucedió exactamente.

See also  Bodega Numanthia celebró su 25 aniversario en 2023 con el lanzamiento de Numanthia 2018

El detonante fue un acto organizado por clubes eritreos cercanos al régimen en el fuerte romano de Stuttgart, que había reunido entre 80 y 90 personas para un seminario sobre Eritrea. El acontecimiento tenía lugar en un recinto cerrado y la Policía de Stuttgart sólo podría haber impedido su celebración si hubiera sido registrado por una organización prohibida o si se hubiera esperado que de ello se pudieran derivar delitos penales.

Violencia desatada

Pero ninguno de esos requisitos se cumple, tal y como ha aclarado el alcalde de Stuttgart, Frank Nopper. Según la Oficina de Orden Público, inicialmente se registró una contramanifestación, cuya solicitud fue luego retirada, después de haber recibido autorización en un área lo suficientemente alejada como para que ambos bandos no se encontrasen. «No teníamos indicios de que se produjeran tales disturbios», ha lamentado el alcalde Nopper, ni de que fuera a producirse tal «exceso de violencia». Los agentes se sorprendieron por el alcance de la violencia y tuvieron que «reorganizar sus tácticas y su personal policial». «Se utilizó todo lo que estaba a su alcance para exponernos a heridas graves», ha destacado el responsable policial, justificando así el uso de gas pimienta y porras.

Los detenidos proceden en su mayoría de la zona de Stuttgart, 63 se habían trasladado desde Suiza y algunos llegaron desde Giessen. Un total de 212 de ellos tienen ciudadanía eritrea, otros siete la alemana con raíces eritreas. Todos ellos están ahora siendo investigados, entre otros, por graves alteraciones del orden público, lesiones corporales, robo y daños a la propiedad.

En apenas unos años, se ha instalado en Alemania la mayor diáspora eritrea fuera de África oriental. Los solicitantes de asilo, predominantemente hombres, suelen ser reconocidos como refugiados porque rechazan el servicio militar en su país y son por ello perseguidos. Junto con Siria, Afganistán y Somalia, también en África oriental, Eritrea está clasificada según la legislación alemana de asilo como un «país de origen con buenas perspectivas de permanecer en Alemania». Además, la minoría de eritreos cuya solicitud de asilo sea rechazada en Alemania tampoco será devuelta a su país, dado que no acepta las repatriaciones.

Tierra de exilio

Para los refugiados eritreos, Alemania es por todo ello el país donde se asientan con mayor frecuencia después de huir de su país a un país vecino. Según la agencia de la ONU para los refugiados, Acnur, de los 512.000 eritreos que actualmente viven en el extranjero como refugiados, la mayoría se encuentra en Etiopía (181.000) y Sudán (115.000), vecinos seguidos por la lejana Alemania, con 61.000 refugiados, Suiza (38.000) y Suecia (27.000). Actualmente viven en Alemania unos 80.000 eritreos y varios cientos se naturalizan cada año, dejando así de aparecer en estas estadísticas. Hace una década, en Alemania vivían menos de 10.000 eritreos.

Los eritreos que llegan a Alemania están sobrerrepresentados en las estadísticas de criminalidad. En 2021 se cometieron un total de 4.195 delitos en suelo alemán, que incluyen 777 delitos violentos, doce de ellos asesinato u homicidio involuntario.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button