El autoconsumo supera ya a la nuclear en potencia instalada con casi medio millón de instalaciones en España



El autoconsumo alcanzó al cierre de 2023 los 7.262 MW de potencia instalada, por lo que supera por primera vez a la nuclear, cuyos siete reactores suman 7.117 MW. No obstante, la generación eléctrica en las centrales nucleares es muy superior a la que se produce en los tejados de las viviendas y las industrias, ya que las primeras funcionan unas 8.000 horas al año, frente a las 1.200 horas de las placas fotovoltaicas. Así, las nucleares generaron el 20% del total, mientras que el autoconsumo supone tan solo el 3%, según datos de APPA renovables. No obstante, el año pasado se produjo la primera contracción del autoconsumo en nuestro país con la instalación de 1.943 megavatios (MW), lo que supone una reducción del 27% con respecto a la cifra récord de 2022. A pesar de esta ralentización en su crecimiento en su serie histórica, con estos casi 2.000 MW nuevos del año pasado -1.416 MW industriales y 527 MW residenciales-, el autoconsumo rompió al cierre del año pasado la barrera de los 7 gigavatios (GW) instalados en el país. Noticia Relacionada estandar Si Las placas solares colocadas en los tejados equivalen a dos centrales nucleares y a otra de gas Javier González Navarro El año pasado se alcanzó el récord de 2.649 MW instalados por la subida de la luz y las ayudas de los fondos europeos y de ayuntamientos Así, estos datos desvelan una importante caída frente a un 2022 récord en el que el autoconsumo creció en casi 2.650 MW -1.625 MW industriales y 1.024 MW residenciales, -casi el doble que el pasado año-. En rueda de prensa, el director general de APPA Renovables, José María González Moya, vinculó esta caída «coyuntural» al fin paulatino de las ayudas a las instalaciones de los fondos de recuperación y a la caída en los precios de la electricidad frente a los picos que se vivieron en 2022. En este sentido, el presidente de APPA Autoconsumo, Jon Macías, consideró que, más allá de este cambio de tendencia en 2023, el dato «es muy bueno», ya que supone un crecimiento del 69% del autoconsumo en dos años, lo que «consolida» al sector y permite enfilar el objetivo de alcanzar la meta de los 19 gigavatios (GW) instalados en 2030 que dibuja el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno. Para ello, sería necesario un ritmo de 1,6 GW al año y «estamos por encima de esa senda», dijo González Moya. De cara a 2024, APPA ve «factible» que el sector se pueda mover en los volúmenes de entrada de nueva potencia en autoconsumo del año pasado, ya que las instalaciones son cada vez más baratas. «Creemos que podemos estar ahí de esos 1,9 GW de 2023», añadió González Moya. No obstante, el sector lamenta el problema que las grandes instalaciones tienen para verter y comercializar su excedente, llegándose a la situación «absurda» de tener que bloquear la generación con sistemas anti-vertido por «limitaciones regulatorias y técnicas». Ello lleva a que el 18% de la posible generación se desaprovecha , unos 1.642 GWh, que habrían representado un valor cercano a los 131 millones de euros solamente el año pasado. De esta manera, las empresas acumulan desde 2016 unas pérdidas de 405 millones de euros por esa energía que no puede ser vertida al sistema eléctrico. Además, si se hubiera aprovechado todo el autoconsumo en la cobertura de la demanda habría ascendido al 3,7% del consumo eléctrico nacional, con lo que se registra una pérdida del 0,7% que no se está pudiendo verter a las redes. Inversión media de 7.000 euros Por otra parte, el sector puso en valor el «gran potencial» del autoconsumo, ya que una instalación media en España de 4,7 kW para un consumidor residencial requiere una inversión media de 7.085 euros, con unos ahorros durante 2023 que habrían supuesto el 14% de la inversión, lo que implicaría la recuperación de la inversión en unos siete años. Respecto a los retos a futuro para la consolidación del sector, APPA mostró su preocupación por el «intrusismo» existente, que ha llevado a que «algunas instalaciones no se hicieron de la mejor forma posible». «Cuando se crece a tres digitos pasa esto en cualquier sector», añadió Macías, advirtiendo además del lastre que representa la «burocracia» en la tramitación de proyectos. Por otra parte, en lo que se refiere al despliegue en general de las tecnologías renovables en España , González Moya señaló que el cierre de 2023 dará una cifra de potencia instalada en línea con la de 2022 -con unos 7-8 GW-, aunque advirtió del desequilibrio en este crecimiento existente entre la solar y la eólica, con apenas un despliegue de unos 600 megavatios (MW), frente a los 1.500 MW del año anterior. «Se están poniendo todos los huevos en la misma cesta», aseguró. De todas maneras, subrayó que este ritmo de 7-8 GW anuales se queda «muy lejos» de la velocidad que marca el PNIEC, con la instalación de unos 11 GW ‘verdes’ al año hasta 2030 para alcanzar sus objetivos.

See also  La tensión y los incidentes de odio adquieren niveles históricos en EE.UU. con la guerra en Oriente Próximo

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button