David Summers: “No pienso cambiar ni una coma de mis canciones”



Aunque no suele prodigarse demasiado en televisión, David Summers, el líder de Hombres G, ha hecho una excepción y se une al equipo senior de Dúos increíbles, el concurso musical de La 1 (22.40 horas). La banda, que fue todo un fenómeno en los años 80, sigue hoy en día muy viva, con una gira mundial de 40º aniversario en la que han abarrotado desde el Madison Square Garden de Nueva York al Palau Sant Jordi de Barcelona.

P. ¿Por qué quiso participar en Dúos increíbles?

R. Los Hombres G estamos de gira y tengo muy poco tiempo, pero como se grababa en agosto me venía bien de fechas. Además, es un programa que apuesta por la música en directo. Que un canal de televisión en España apueste por la música es un milagro, pero que encima sea en directo, era muy apetecible.

P. ¿Por qué no se prodiga más como coach o jurado en concursos televisivos?

R. Siempre que me han llamado para hacer algo me ha resultado prácticamente imposible porque estoy ligado con los Hombres G. Aunque tampoco te creas que soy muy de programas de televisión…

P. ¿De dónde le habían llamado?

R. No solo de España, también para hacer La voz México y La voz Perú. Pero era imposible porque esos programas implican muchísimo tiempo y con Hombres G estamos de gira permamente. ¡No sé cuándo va a acabar esta gira eterna!

P. Alguna vez ha dicho que montaron Hombres G para ligar. ¡Y vaya si ligaron!

R. Casi todos los artistas empezamos con esa intención. Sobre todo con la intención de divertirte, de pasarlo bien, de conocer chicas. Éramos estudiantes y pensábamos que iba a durar poco, nunca imaginamos que iba a ser nuestra profesión.

See also  CRÍTICA DE ÓPERA | 'Lear' en el Real: una proeza artística

P. ¿Cree que el grupo fue suficientemente valorado en los años 80? ¿Le daba rabia cuando decían que era para pijos?

R. No, me da igual, yo no le guardo rencor a nadie. En España, la envidia es algo que nos caracteriza. Cuando un artista tiene éxito, siempre tiene detractores. Si las cosas van bien, siempre habrá algunos que te quieren mucho y otros que no te quieren nada. Pero lo peor es cuando no le importas una mierda a nadie. Entiendo que hubiera algunos que dijeran: estos chavales tienen 20 años y todas las niñas están locas por ellos. Tienen éxito, así que seguro que son millonarios. Eso levanta ciertas envidias lógicas, ¿no?

P. Su venganza es seguir de gira 40 años después.

R. Claro, por algo será, no será por lo guapos que somos después de 40 años. Algo habría. Nuestra intención siempre fue hacer feliz a la gente, hacer canciones divertidas, de amor…

“La gente prefiere la música en televisión que mucha basura que dan”

P. ¿Cree que esas canciones han envejecido bien, ahora que se mira todo con lupa?

R. Yo creo que sí. Ya en los 80 no queríamos ser un grupo de los 80, huiamos de ese estilo, de los tecladitos, de los peinados, de las modas. Intentábamos hacer canciones bonitas y ya está. Ahora también. Nos da igual que el reguetón esté de moda. No vamos a hacer reguetón. Hacemos lo que nos apetece. ¿Y si las canciones se miran ahora con lupa? No sé. Yo creo que en vez de mirar tanto el pasado, deberíamos intentar mejorar nuestro presente. Yo no pienso cambiar ni una coma de mis canciones. Nunca he escrito nada con intención de ofender a nadie, así que no me arrepiento de nada de lo que he escrito.

See also  Un policía dispara con una táser a un director de orquesta afroamericano que se negaba a pedir a su banda que parase en Alabama

P. El año pasado hubo una polémica en Pasapalabra porque Ana Morgade criticó algunas frases de Sufre mamón, como lo de “marica” y “devuélveme a mi chica”.

R. No entienden que es una canción de humor, un chiste con música. Son ganas de sacarle punta a todo. No es mi intención polemizar con mis letras, y menos con las que escribí cuando tenía 18 años.

P. ¿Cree que la música está bien tratada hoy en día en televisión?

R. Hay un mantra que dice que la música en la tele baja la audiencia, así que poco a poco se ha ido eliminando. Y es un gran error. Cuando hace poco fuimos a El hormiguero, Pablo y el equipo decían que si cantábamos iba a bajar la audiencia. Les convencimos para hacer Sufre mamón y al día siguiente nos llamaron para decirnos que en ese momento tuvieron el pico de telespectadores. La gente prefiere la música en televisión que mucha basura que dan.

P. La mayoría de programas musicales de ahora son talent shows. OT, La voz, Cover Night

R. Es lo único que sobrevive un poco. Son programas que utilizan la música para hacer un show de televisión. Por eso, cuando acaban, algunos artistas han salido adelante, pero muchos desaparecen, porque termina el show. Por eso habría que apostar por ayudar a los jóvenes que salen por la tele cantando sus canciones nuevas.

P. Con los primeros OT usted dijo que eran un karaoke. ¿Lo mantiene?

R. A mí me parecen bien todos los formatos en los que la música sea protagonista, y OT ha dado algunos artistas tremendos, por ejemplo mi amigo Manuel Carrasco. El problema de estos programas es que las canciones que cantan no son de ellos, así que es un concurso de interpretación. Así que lo que habría que fomentar son artistas y compositores, porque lo realmente importante son la música y las canciones. Si un artista canta bien, es fácil aplaudirle, pero cuando acaba el programa y tiene que sacar sus canciones, ahí es donde se hace la gran criba.

See also  hasta 7 años de cárcel por okupar una casa

Noticias relacionadas

P. En los 80 a los Hombres G les prohibieron viajar a Cuba por haber lanzado la canción Matar a Castro. ¿Todavía les tienen vetados en la isla?

R. Todavía. La escribí con 17 o 18 años, porque leí un artículo en una revista que se titulaba así. Entonces me planteaba las canciones como peliculitas, y me pareció interesante. Pero igual si hubiera leído Matar a Pinochet la hubiera titulado por ahí. Pensaba que la iba a cantar en el bar de mi barrio y ya está. Nunca pensé lo que pasaría después.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button