‘Cómo dar una buena clase’, un libro descreído para profesores inquietos


Si a usted o a mí nos preguntaran cuál es el elemento fundamental para dar una buena clase, seguramente responderíamos con términos como “conocimiento”, “pedagogía”, “oratoria” o cosas parecidas. Salvador Gómez y José Cabeza, dos profesores universitarios que han tratado de dar respuesta a esa pregunta, apuntan en otra dirección. La clave, para ellos, es la humildad. Y lo es hasta tal punto que prácticamente con ese concepto abren el libro que acaban de publicar, Cómo dar una buena clase (Alba editorial), declinándolo en varios sentidos: humildad para entender quién eres y quién es el alumno, humildad para entrar en una clase sabiendo que nadie te ha preparado específicamente para ello, humildad para asumir “que eres un payaso (en el buen sentido), un actor, un policía, un gilipollas”; humildad para entender que tendrás días buenos y malos, y humildad para saber, también, que nadie espera que seas “el Mozart de la educación”. Se diría que los docentes animan a sus iguales, y a los que están por venir, a dejarse de solemnidades y de visiones idealizadas de la educación y, también, a tomárselo con calma. Siempre con sentido crítico.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button