NEWS

Centroeuropa y Europa del Este unifican datos sobre la inmigración irregular


La decisión ha sido tomada en Szeged, la gran ciudad universitaria húngara en la frontera con Rumanía y Serbia. Este enclave la ha convertido en un punto de paso de la ruta de los Balcanes, por la que circula desde hace años un importante flujo de inmigración irregular hacia el territorio Schengen. Allí acudió la ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, por invitación de su homólogo checo, a una reunión del Grupo de Visegrado, en la que Alemania, Hungría, Eslovaquia, República Checa y Polonia han llegado a un acuerdo para intercambiar datos sobre la inmigración irregular.

«He sugerido que se celebren reuniones periódicas de las autoridades fronterizas para un seguimiento conjunto de la situación migratoria», dijo Faeser, sobre la evaluación conjunta periódica de la situación en las fronteras interiores del espacio Schengen, con el objetivo de coordinar mejor la efectividad de los controles fronterizos. Cabe recordar que no debería haber controles fronterizos en dicho espacio, que incluye a la mayoría de los países de la UE y a otros no pertenecientes, como Suiza.

Debido a la tensa situación migratoria, varios países los han establecido por su cuenta. Pero, sin una información centralizada, resulta difícil que inmigrantes irregulares registrados en una frontera no escapen de las autoridades para intentar seguir su camino, casi siempre con destino a Alemania, sin que el resto de países de la ruta tenga constancia de que ya fueron detenidos anteriormente. De esta falta de coordinación se benefician las redes de tráfico de personas.

«Debido al aumento de la inmigración secundaria ilegal y de la brutalidad cada vez mayor de las bandas de traficantes de personas, varios Estados de la UE han ordenado controles fronterizos temporales en sus fronteras internas. Para limitar la migración irregular y luchar contra las bandas de traficantes, Alemania también está llevando a cabo controles fronterizos internos temporales en las fronteras con la República Checa, Polonia, Austria y Suiza», señala el Ministerio del Interior alemán. «La violencia entre bandas rivales de traficantes va en aumento y ponen en riesgo vidas humanas sin sentido. Por eso hemos intensificado nuestras acciones de manera tan significativa», explica. «Además de una persecución constante contra los contrabandistas, también es importante contar con conceptos sostenibles para gestión de la migración en los países de origen, tránsito y destino, porque eso priva a los traficantes de su base comercial».

See also  los datos de 2023 muestran la ralentización estructural de China

Seguimiento y coordinación

El acuerdo permitirá realizar un seguimiento conjunto de la situación migratoria y coordinar estrechamente las decisiones sobre la posible continuación de los controles en las fronteras interiores. «En mi opinión, también tiene sentido desplegar fuerzas de Frontex de forma flexible y, si es necesario, reforzarlas cuando cambien las rutas migratorias», ha adelantado Faeser. «El control y la ordenación de los procesos migratorios sólo pueden lograrse en un contexto europeo, con una brújula clara. Para nosotros, esto incluye actuar bajo el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos, especialmente en la política migratoria y en la protección de las fronteras exteriores».

La ministra Faeser ha visitado también Röszke por invitación de su homólogo húngaro. Hace ocho años, Hungría construyó allí una valla de 165 kilómetros de largo y cuatro de alto, con la que el Gobierno húngaro asegura haber detenido a casi un millón de personas que intentaban ingresar al país de manera irregular.

Los inmigrantes que siguen esta ruta suelen haber atravesado previamente un Estado de la UE: Grecia o Bulgaria

Desde la perspectiva de Budapest, cuyo objetivo declarado es la «migración cero», el problema radica en la ruta de los Balcanes, a través de la antigua Yugoslavia, en la que las redes de tráfico de personas hacen un gran negocio. Los servicios de Inteligencia sospechan que los talibanes se han infiltrado en las rutas migratorias de los Balcanes, como afirma en declaraciones a ‘Die Welt’ Viktor Marsai, director del Instituto Húngaro de Investigación sobre Migraciones (MKI), cercano a Fidesz.

Los inmigrantes que siguen esta ruta suelen haber atravesado previamente un Estado de la UE: Grecia o Bulgaria, ambos países fronterizos con Turquía. Anteriormente, quienes viajan por tierra proceden sobre todo de Irak o Siria, de Bangladesh, Afganistán o Pakistán, y entran por Irán. Los ciudadanos de países del norte de África como Túnez o Marruecos no necesitan visado para entrar en Turquía. Desde allí toman un vuelo a Estambul y después a menudo un barco hasta una isla griega o la ruta por tierra hasta Grecia o Bulgaria.

See also  Europa League final: Mourinho: "The referee sounded Spanish...we'll go home dead because of the injustice"

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button