Centenario de su muerte | Homenaje en el cementerio de València a un Sorolla eterno



Cuando la luz vital se apaga, aparecen flores 100 años después. Hoy, 10 de agosto, se cumple un siglo del fallecimiento de Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923), cuya luz, no obstante, siempre pervivirá en sus obras, que han llevado el Mediterráneo por todo el mundo. También escenas costumbristas y numerosos retratos, entre ellos los de su querida Clotilde García.

Este mediodía, familiares y representantes de la cultura han rendido homenaje al pintor valenciano en el Cementerio General de Valencia, donde Sorolla está enterrado, y han posado flores sobre su tumba.

El artista es el pintor valenciano más universal y uno de los españoles más admirados y cotizados, pues alguna de sus obras se ha subastado por más de cinco millones de euros. Contemporáneo de Blasco Ibáñez y Benlliure, se formó en las Escuelas de Artesanos de Valencia -donde aún conservan algunas de las primeras pinturas de un niño que ya despuntaba talento- y en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos.

Aprovechó, también, la beca de la Diputación de Valencia, con la que fue a Roma (Italia). Se afincó en Madrid, donde ahora está el museo, y durante su trayectoria pasó, asimismo, por París (donde ganó el Grand Prix) y Nueva York, entre otros lugares. De hecho, la Hispanic Society of America en Nueva York (Estados Unidos) le encargó las gigantescas Visiones de España, cuando ya era reconocido internacionalmente.

Fallo renal a los 60 años

Como ha publicado Levante-EMV, del Grupo Prensa Ibérica, Joaquín Sorolla falleció a los 60 años en Cercedilla (Madrid), en casa de su hija y a causa de una pielonefritis, una afección renal. No obstante, entonces el pintor ya estaba delicado de salud, pues años antes, en 1920 sufrió dos ataques que le causaron una hemiplejia, que ya le dificultaba pintar.

See also  El Ayuntamiento de València compra un cuadro de José Benlliure para enriquecer su Casa Museo

Al cementerio de València han acudido familiares de Sorolla -varios bisnietos y tataranietos-, y miembros de la Fundación, el Patronato y el Museo Sorolla de Madrid. Entre otros, estaban Antonio Mollá Lorente, presidente de la Comisión Permanente de la Fundación Museo Sorolla; y Acacia Sánchez, la coordinadora del centenario y técnica del museo.

También el concejal de Acción Cultural del Ayuntamiento de València, José Luis Moreno; junto a Julia Climent, alcaldesa en funciones, además de Rafael Alcón, presidente de la Fundación Bancaja.

Asimismo, ha querido asistir José Gabriel Astudillo, presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, que fundó y de la que también estuvo al frente Sorolla. No han acudido representantes de la Generalitat.

Bajo un sol de justicia, Antonio Mollá ha agradecido cómo la sociedad se ha volcado en la efeméride y ha destacado que tal día como hoy, “España perdió a un pintor y València a uno de sus hijos más ilustres”, pero “nos queda su cultura, su obra y su casa museo”.

Por su parte, José Luis Moreno ha destaca que el último deseo del artista fue reposar en su ciudad natal, que tanto retrató. “Él decidió que su sepultura estuviera en València, la ciudad que tanto inspiró su obra; es uno de los principales embajadores y sigue muy vivo”, ha manifestado en el homenaje.

El acto se ha enmarcado en el programa oficial del Centenario Sorolla 100 años del fallecimiento de Joaquín Sorolla del Ministerio de Cultura. La efeméride ha sido declarada, además, Acontecimiento de Excepcional Interés Público hasta diciembre de 2024.

Conmemoración de la efeméride

En València, el Museo de Bellas Artes inauguró hace dos semanas la Sala Sorolla, permanente y exclusiva para sus fondos del pintor. Asimismo, también cuenta con una muestra temporal de la Colección Masaveu; mientras que en la Fundación Bancaja permanece hasta septiembre Sorolla en negro.

Para descubrir Sorolla desde otro punto de vista, en la Marina de València está este verano Sorolla, una nueva dimensión, una exposición inmersiva, con realidad virtual y salas 360º.

See also  Armita Geravand, la joven agredida supuestamente por la Policía de la moral iraní, en muerte cerebral

En el centenario de su muerte, la Casa Nacional de Moneda y Timbre ha creado una colección con monedas ilustradas con sus cuadros más icónicos. Hoy, la ONCE, ha emitido un cupón con la obra La llegada de las barcas; y el sábado, Loterías y Apuestas del Estado sacará un billete con “La bata rosa”.

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento, por su parte, organiza rutas guiadas, exposiciones (como la del Museo de la Ciudad) y talleres en conmemoración de Sorolla.

Obras de Sorolla como Paseo a orillas del mar o Chicos en la playa quedarán siempre en el imaginario colectivo.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button